viernes, 16 de agosto de 2013

domingo, 10 de febrero de 2013

Soluciones para erradicar la violencia de las canchas






Al parecer vamos a contramano de la realidad, los o las violentas han ganado las canchas y como si fuera poco ya no se puede jugar ni al fútbol playa. Si aunque cueste leer se suspendió una final de fútbol playa para evitar disturbios.

Como el tiempo va pasando, y veo que las autoridades comienzan a aplicar las medidas que desde hace años tengo en mi cabecita para erradicar la violencia de las canchas. Antes de volverme una mente de doble sentido, es que voy a plantear las soluciones que este servidor público tiene para dicho dilema.

La solución ideal para detener la violencia en las canchas es suspender todo tipo de actividad deportiva que tenga como antecedente disturbios, pero no suspender diez día para reflexionar, (pues parece que esta científicamente comprobado que en diez días el barra brava llega a la conclusión de que esta mal matar a otro) sino suspender el deporte de por vida.

Otra maravillosa idea que tenía pero que me la tiraron abajo los inadaptados de siempre, era cambiarle el nombre al campeonato, a modo de ejemplo llamarle Copa Bimbo, la idea era que el hincha sintiera que se estaba disputando una Copa de verano, pero ya sabemos todos lo que hicieron el verano pasado.

Ya sé, me van a decir que ganaron los violentos, entonces la solución "estatal" dependería del Ministerio de Turismo y Deporte, es castigar a todo sujeto que cometa un acto de barbarie, con un fin de semana en Solanas, esto le impediría concurrir a la cancha al fin semana siguiente a haber cometido el delito.

Si queremos un castigo más "paternal" y prolongado, se me ocurre que sería bueno que el violento deba cuidar por un año todo los fines de semana a un bebe de entre diez mese y año y medio, de seguro no le quedarán energías al terminar el año como para ir a saltar a una tribuna.

Si por casualidad el violento trabajase en blanco (expresión por la cual aún no se ha comenzado su campaña para erradicarla del diccionario, por las dudas aclaro que mi apodo es el Negro Marrrone) podemos aplicarle una solución "inflacionaria",  por dos años deberá pagar el 50% de su sueldo en IRPF.

La más "futuristas" de mis ideas es  instalarle un microchips al acusado el cual será monitoriado desde la seccional décima, prohibiéndole acercarse al Estadio Centenario, el problema es que si su equipo juega por ejemplo en el Estadio Luis Franzini, el acusado podría concurrir sin problemas.

La solución "tenfiliana" es rotar los partidos sin anunciar dónde se juega. A modo de ejemplo usted puede ir a una agencia de cobranzas y comprar una entrada para el Parque Cappurro, pero no necesariamente va a jugar Fenix,  es más en las primeras diez fechas no jugará Fenix en su cancha, entonces ustedes se enterará en el estadio quién juega, de esta manera se iría calmando al ultra que todos llevamos dentro en el Uruguay de hoy.

Ahora solo depende de los dirigentes, pues las soluciones están ahí, aplicarlas depende de vos.