martes, 18 de diciembre de 2012

Estamos mal


Se esta yendo todo al demonio. Las señales son contundentes: El cuarteto de nos gana el Gramy, Gonzalo Camarotta se deja tocar la cola en las paradas de bondis (después de haber criticado duramente a Sebastián Eguren) Sebastián Beltrame es chico Feivy fotoshop. Próximamente Alvarez De Ron será diputado e Ignacio Alvarez dejará de entrevistar sombras.

Kesman no es Kesman, Peñarol construirá su nuevo estadio. Salimos cuartos en el último mundial, los chinos llegaron a Cymaco (con la foto de Atilio y Pele). Todo lo narrado hasta el momento queda chiquito cuando en el 2012 sigue existiendo personas que agreden a otro, simplemente por una cuestión de color. Lamentablemente el resto nos tapamos los ojos, los oídos y la boca.

En las últimas horas dos hechos que tienen el mismo motivo "no me gusta tu color", no importa si es de piel o de camiseta, lo grave es seguir tapando la realidad, maquillándonos para que mi equipo no baje, no lo des afilien, o seguir creyéndonos que somos la Suiza de América y que el uruguayo no es racista,¿tan poco vale la vida humana?

Hasta que no comprendamos que es deporte, y nada más, hasta que no comprendamos que somos todo lo mismo, seres humanos, el cambio deberá esperara. La razón no hace distintos al resto de los animales, por momentos parecería que la diferencia nos juega en contra. A los que tenemos la "cabecitas" en orden, ayudemos a valorizar el deporte, por el deporte en sí, la vida por la vida en sí.

Yo dejé de concurrir al Estadio, no piso un escenario deportivo aunque me muera de ganas, mi equipo jugo la final de la Copa Libertados el año pasado, ganas no me faltaron, pero no fui.  No volveré a ir hasta que pueda concurrir sin necesidad de pensar que un desquiciado me puede quitar la vida, por que no le gusta mi color.

Pero hoy no estas a salvo ni siquiera en tu casa, ¿me encierro y no salgo más? Señoras, señores estamos mal, pero muy mal. Tener, tener, tener es el mensaje consumista que nos venden a diario. Algunos sujetos no pueden decodificar el mensaje, la violencia es su forma de consumir. Cuántas discusiones en redes sociales por ver cuál es la hinchada mejor, y hasta los medios promocionan a ver quién vendió más entradas, ¿y del deporte qué?¿ya nadie habla del deporte, de la técnica, de la belleza del deporte en si mismo?

Ojala estos dos actos de cobardía disfrazados de guapeza y viveza criolla, sean los últimos. Ojala a partir de ahora cambien las realidades y me de más pánico el fin del mundo, a que todo siga igual.