miércoles, 22 de febrero de 2012

Ya te dí vuelta.


                Muchas veces intente dejar de fumar pero nunca antes había superado obstáculos humeantes tan fuertes para lograr el objetivo. La primera pantalla a superar fue dejar de escudarme en el cambio de carácter que me producía dejar de fumar, esta pantalla fue pasada (creo que con éxito)

                La segunda pantalla de este juego consistía en compartir espacios reducidos con fumadores de la misma marca que yo antes fumaba. Esta pantalla fue salvada con el anhelo de poder llegar a casa y darle un beso a mi hija, sin necesidad de pensar que tengo olor a pucho y este le puede hacer mal a mi niña.

                Luego vino una de las pantallas más difíciles para salvar, asistir a una reunión con compañeros del IPA. El poder estar pasando por una etapa monotemática (pues solo hablo de mi hija) me ayuda muchísimo para poder seguir adelante en este juego.

                Si la página anterior parecía difícil, que les cuento de las dos últimas de este juego. Elección de horas en secundaria y volver a ponerme detrás de un volante en las calles de Montevideo. Como cuando tenía dieciséis años te di vuelta, ahora que te superé no quiero volver a jugar este juego. Mis pulmones se vuelven a abrir, mi olfato comienza a redescubrir el mundo y yo me siento realmente mucho mejor.

Hospital de Clínicas.