jueves, 2 de febrero de 2012

Llanto.

En este mundo posmoderno ya debe de existir cientos de autores que han desarrollado sus teorías sobre el llanto. Agreguemos además del llanto dos gotitas de Lie to me y tenemos resulto el dilema de ¿por qué llora el ser humano?

Entonces, te desafío a vos Lie to me, suponte que estas con una beba de 12 días de vida y rompe en llanto. ¿Cómo sabes si ese llanto es de hambre o de dolor de oídos o de me falta hacer provecho papá? A mí no me vengas conque mírale la papada, si levanta el ojo es esto, si se tira un pedo y levanta la mano es lo otro.

Confieso que se me rompieron todos los esquemas, escuchar el llanto de una hija y no saber porque mierda llora, te rompe el alma. Y es ahí donde empieza el periplo que panela 45° grados mirando al este, que hamácala de esta forma, que ahora se calmo pero vos estas con un pie en el aire, tus brazos alzados al cielo y la beba en ellos (tá clavado, te vas a acalambrar) y la niña vuelve a romper en llanto. Y volver a empezar.

Lo único que se pude diferenciar es el llanto de tu beba del de otra beba, todo lo demás Lie to me, son espejitos de colores.

PD: Nunca perder de vista que estas líneas son escritas por un padre primerizo

Que la voy a dejar llorar, dejate de joder...