martes, 3 de enero de 2012

Verano perfecto

Cada uno tendrá en lo más íntimo de su ser el ideal de verano. Por suerte en mi verano perfecto no entra Federico Guisan. Este verano es muy particular para este este escritor de blog, es que entos días estoy esperando la llegada de Camila, si bien Camila aún no leera estas crónicas, tal vez algún día lea lo que su padre escribió.

No te voy a decir que estraño un poco la playa, pero la sensación de estar esperando el nacimiento de una hija o hijo es inespicable, ver la pancita de mi señora y ver como Camila se mueve es maravilloso. Si bien hay días en que me da un poco de miedo pues sus moviemientos son lo más parecido a los que vi en la panza de "Singuner Winder" en Aliens.

Saber que se acerca el día en que voy a conocer a Camila es muy emocionante, además en estos nueve mese la relación de un padre con su hija o hijo se basa en una relación de tecnología, es decir, gracias a las ecografías el padre le puede escuchar el corazón o cuadno uno va al médico y el ginécologo agarra su spika y te hace escuchar los latidos, mamita eso es impagable.

Bueno queridos amigos este por ahora es mi verano perfecto, sin chimentos, sin playa pero con una ilusión tremenda por que en poquitos días voy a ser el papá de Camila.