jueves, 22 de diciembre de 2011

Generación Family Game (GFM)

Para aquellos que somos generación Atari la adolescencia nos dio una bofetada de tecnología y color regalándonos el Family Game con casetes que contenían 1817 juegos. En la variedad está el gusto pero solo algunos de esos 1817 juegos son los recordados hasta el día de hoy.

Los invito a jugar con la memoria, yo iré tirando pistas y usted trate de adivinar de qué juego estoy hablando. Si le digo monedas…si usted es un representante digno de la GFG de seguro ya sabe de qué estoy hablando. Tiene dudas entonces agregamos saltos…si estoy refiriéndome a…bueno agreguemos más pistas para aquellos que no deberían pertenecer al GFM, pizas…seguro que no lo saco, entonces acá van las últimas, princesa…hongos…hermano….

Si usted pertenece a la GFM hace rato que sabe que estoy refiriéndome a los hermanos Mario y Luigi, si el juego que marco a generaciones en una década es Súper Mario Bros. Sin temor a equivocarme este juego fue parte de las familias uruguayas en la década del noventa. Recuerdo particularmente la adicción que generó en mi madre dicho juego, dejó de cocinarnos para sentarse con aquel joystick gris enfrente de la tele y tan tan tan tan…tan

Años de terapia en Family Game Anónimos para superar la adicción por parte de mi madre hoy han sido tirados por la borda. Después de lograr convencer a mi madre de que los hermanos Bros eran solo parte de un juego y lograr Tetrisarla por más de diez años, hoy debo confesar que mi madre tenía razón: Los hermanos Bross son mucho más que un juego.

Es que en el Arequita saltando entre los ombúes, comiendo alfajores de la Sierra de minas en vez de monedas, rescatando a niños y adolescentes del flagelo de las calles en vez de princesas, comiendo brócolis en vez de pizas, esta él. Gracias Mario por darnos 5 minutos, cortar con tu activity y regalarnos esta postal.

Súper Mario Vive y lucha en el Arequita. Dile NO al Play, SÍ al Family Game.