lunes, 30 de mayo de 2011

Cabecita en orden

“Si el jugador tiene la cabecita sobre los hombros, además de ciertas virtudes físico-técnicas y es guiado de forma asertiva, es seguro que va a llegar”

Esta es una de las tantas frases que el libro del Toto Da Silveira nos regla. Es un libro de autoayuda adornado con anécdotas. Las anécdotas son donde el Toto se luce, llevando al papel sus famosas charlas.
Hoy analizaremos la frase del primer párrafo y en correr de los días (si no se me ocurre nada más divertido que hacer), iré desojando el libro del Toto para compartirlo con ustedes.

En principio todos estaríamos en condiciones de llegar, ya que generalmente nuestra cabecita por una cuestión biológica o natural se encuentra ubicada sobre los hombros. Me entusiasma cumplir la primera condición de esta premisa, pues me da esperanzas de llegar.

Aunque aquí comienza una de mis interrogantes ¿tengo ciertas virtudes físico-técnicas? Supongo que la respuesta a esta interrogante, está íntimamente ligada a la respuesta de la siguiente interrogante: ¿quiero llegar?

En caso de no querer llegar, directamente cierre el libro del Toto y busque otra lectura a la cual usted quiera llegar. En caso de querer llegar, no es que este preguntón, ¿a dónde quiere llegar? Yo en principio a lo único que quería llegar, era al final del libro. Actividad para la cual considero que tengo las “ciertas” virtudes físico-técnicas, aunque no me animaría a afírmalo.

El fracaso entonces de mi misión, ya que no llegue a finalizar la lectura de dicho libro, fue que no fui guiado asertivamente, esta deducción, la saco por la seguridad que nos brinda la premisa original. Ahora mi dilema existencial es mucho más grave, pues estoy llegando a la conclusión de que mi cabecita no está en orden.

viernes, 27 de mayo de 2011

Y pensar que me habían dicho...

Comenzó un clausura 2010 picante, emocionante, donde la C - Bada quiere la gloria. A continuación declaraciones de Ferguson y Guardiola acerca de la actualidad de La Bada Cup 2011.

sábado, 14 de mayo de 2011

De Mahoma al Puff.


Desde tiempos remotos la humanidad ha necesitado creer en algo. Tom cree que algún día podrá atrapar a Jerry, el Coyote sigue confiando en los productos de la marca Acme, los católicos en la Biblia, los islamitas en Mahoma y yo creo en mi Puff.

Como todo hombre que se precie de pertenecer al género hombre, me importa un rabanito la decoración y los detalles decorativos del hogar. Mi compañera se percató de esto al colgar la foto de Chayane durante dos meses en el living del comedor y no recibir de mi parte ninguna objeción al hecho, es más me enteré que estuvo Chayane en el living de casa, la noche en que vi como lo descolgaron de la pared.

Por tal motivo, el día que mostré interés por adquirir un elemento decorativo para el hogar recibí el total apoyo de parte de mi compañera. Recuerdo hasta el día de hoy su cara de sorprendida cuando vio mi adquisición, un puff naranja. Naranja que hasta el día de hoy no pega con ningún otro elemento de nuestro living.

Por mucho tiempo fue simplemente el puff naranja, adquirido con el único fin de sentarme a ver los partidos de mi querido Peñarol. Ya en su primer campeonato la química fue impresionante. Peñarol campeón invicto, invicto mientras miré los partidos sentado en el puff, acompañado de un rico mate amargo (el cual debe estar nuevo a la hora de comenzar el partido). En la última fecha debido a que Peñarol ya era campeón no miré el partido sentado en él y Peñarol perdió.

En lo que va de este Torneo Apertura 2011, cuando nos encontramos para mirar el partido, el mate nuevo, el Puff y yo, Peñarol no pierde. Estará pensando querido lector carbonero: ¿por qué no miraste el último clásico en el Puff? Pues la respuesta es sencilla, quería demostrarle empíricamente a los no creyentes de la magia del Puff, el resultado está a la vista (me lo pueden agradecer en los comentarios aquellos lectores bolsos).

¿Por qué revelar el secreto ahora? Como hombre de ciencia que me reconozco sólo creo en aquello que puede ser comprobado, si bien puedo entender tu descreimiento en mi Puff, este secreto me estaba carcomiendo el alma y necesitaba compartirlo con todos ustedes. Sé que algún día la magia se acabará, pero hasta que ese día llegue, usted, no puede, no debe, al igual que yo, dejar de confiar y de creer en mi Puff

Palabra de Puff…Te alabamos Puff

domingo, 8 de mayo de 2011

Si es necesario me hago atleta de Cristo...



Así comenzó la charla informal entre dos viejos amigos del deporte, nuestro ex cronista estrella Luis Omar Tapia y el Negro Marrrone. Ambos cuentan en su haber con un pasado exitoso, mientras Luis Omar Tapia fue por años la voz del deporte en ESPN, el Negro Marrrone fue por años el goleador de Azzurros y supo levantar varias copas.

Hoy Luis Omar Tapia deambula por las calles de Montevideo y la gente lo llama Gordo Omar (GO). El Negro Marrrone fue la inversión fuerte a comienzos de temporada por parte de la dirigencia de la C – Bada, hoy lo llaman Negro Mautone (NM).

Viernes 7:03 de la mañana, Plaza Cuba fue el lugar donde Gordo Omar y Negro Mautone se encontraron por casualidad. Si bien el Negro Mautone se volvió a confesar con el Gordo Omar, Mautone pensó que esta conversación nunca saldría a luz. Gordo Omar nos contacto y nos brindó como en sus mejores momentos una charla que no tiene desperdicios.

GO – Mautone… ¿sos vos?
NM – Gordo Omar, si soy yo…

Ambos personajes se entrelazaron en un abrazo similar al que se dieron hace cuatro años en el comedor del Hotel Sheraton de Miami, en esa ocasión el Gordo Omar pasó a buscar al Negro Mautone para dirigirse a los estudios de ESPN a grabar la recordada nota: “El negro Marrrone se confiesa con Luis Omar Tapia”. El tiempo pasa, las realidades cambian, el kiosco de Plaza Cuba seguramente no tenga el glamur de un estudio de televisión pero sirvió de clima perfecto para que continuaran su charla.

GO - ¿Cómo va la temporada?
NM – A lo profundo…dígale no a esa bola…
GO - ¿Tan así?
NM – Mira, cuando vino el presidente (Ito Barbé) a buscarme, me presentó un proyecto serio y ambicioso, el objetivo era salir campeón…
GO – ¿Hoy ya no tienen ese objetivo?
NM – Algunos sí lo tenemos pero la cabeza, mejor dicho el “ito” del club no está claro, en el último partido, en el momento de la charla previa el presidente nos dijo…voy allin…que lo de hoy sea un pcevento…demasiados emprendimientos, la conducción del club se ésta pareciendo a la del Real Madrid…

GO – No estarás siendo demasiado duro…
NM – Duro…si nos están teniendo de hijos 6 pitufos de los cuales 3 son pelados y Polo…Polo hace dos semanas que no se hace un esguince…
GO – Pensás que hay cosa extrañas en Azzurros…
NM – No tengo pruebas pero Bazziii corre más que el Mago, el Cabeza te engancha, toca de primera y no rezonga, Petirybi hace dos meses que no habla de Defensor, Morita y Patuño, que decir, es público y sabido por todos de su consumo de sustancias legales antes de los partidos en la esquina del Valle…

GO – Pero…la realidad de la roja ¿tiene solución?
NM – Si tiene, si nos ponemos las pilas estoy seguro que Mayo es nuestro, solo depende de las ganas que tengamos todos de dar vuelta esta situación…
GO – No me queda claro, pueden o no revertir ésta situación
NM – Tenemos todo para dar vuelta la pisada, un presidente que se codea con los mejores y destila glamur, un golero que ya ha demostrado su seguridad debajo de los tres palos y más ahora que está enamorado…
GO - ¿Billy tiene novia?
NM – De la vida privada de mis compañeros no hablo, Pérez tiene ida y vuelta y además no te hace domicilio los domingos, Colores es diferente, te puede cambiar el trámite de un partido, siempre y cuando el trámite no se haga por email y Águila tiene la experiencia, es un ganador nato, representa para la C – Bada, lo que Enao para el Once Caldas…Y Chipi esperemos que vuelva...ojala vuelva...se dice que le estaba vendiendo celulares a Osama...

GO - ¿Qué hay de cierto en el rumor de que tu bajo rendimiento es debido a tu conflicto con Daniel Fonseca?
NM – Yo cuando comencé, vos sabes bien, comencé con Fonseca…pero el tiempo me demostró que no puedo confiar en él…
GO – Se quedo con un vuelto Daniel…
NM – Es feo hablar de cifras, pero voy hacer una excepción y te voy a contar lo que sucedió. Fue en octubre del 2008, después del sub 20…con Daniel teníamos una relación excelente, casi amigos éramos, tan así que jugábamos un 5 de oro juntos todas las semanas…
GO – Hacían dos 5 de oro…
NM – No, lo jugábamos una semana cada uno y si sacábamos íbamos a medias. Recuerdo como si fuera hoy el lunes que me enteré que habían salido los cinco números que nosotros jugábamos, esa semana le tocaba jugarlo a él, lo llamó y tenía el celular apagado. Al otro día me llama Daniel y me dice que se habían equivocado de números al anotarle la jugada y que solo habíamos sacado tres de los cinco números…
GO – mmm…¿qué garrón?
NM – La verdad que sí, pero yo confiaba en él, en su palabra. En la semana me dio lo ganado para repetir la jugada, eso ya no me gustó nada. Después me entero que había cambiado el auto y que sus hijos ya no iban a la escuela pública sino que iban a Colegio privado. Me pregunto ¿de dónde salió la plata?...
GO - ¿De la venta de Edi Cavani?...
NM – De la venta del Edi seguro que no…no viste el lío que se armo hace poco entre ellos, entonces solo hay una cosa para pensar…me la jopeó…
GO – Entonces por eso es que no estás a tu nivel…
NM – Puede ser, cuando vos confías en un amigo y te defrauda…es bravo…ahí viene la Cita me tengo que ir…
GO – Bueno Mautone fue un placer, abrazo y saludo para la familia…la última Mautone… ¿qué serías capaz de hacer para dar vuelta la situación?
Corriendo con su abono en la mano, en la escalera del ómnibus Mautone se detiene y le responde al Gordo Omar: - Si es necesario…me hago atleta de Cristo.

No le temo al encierro.



Si bien no ando por la vida encerrándome en lugares, ni me gano la vida como escapista, ni mago callejero, en tres oportunidades tuve la mala fortuna de quedarme encerrado. En mi primer encierro no me cundió el pánico, pues me encontraba en mi casa y tenía la certeza de que en algún momento alguien iba a volver a rescatarme. El motivo de este primer encierro fue un mal entendido de llaves (por más detalles leer Amotinamiento).

El segundo encierro fue motivado por mi falta de costumbre al usar un ascensor, dicen los manuales de uso de ascensor: “Regla n° 4: cerrar la puerta del ascensor. Verifique por favor que haya quedado cerrada, insistimos, perdone y no queremos parecer pesados ¿la puerta está cerrada?”

Yo claramente no había estudiado la ya mencionada regla número cuatro, y por tal motivo luego de darle marcha al ascensor, éste detuvo su viaje. Mi segundo encierro no duró más de cinco minutos ya que la conserje del edificio (algún día les contaré detalles de este personaje) rápidamente me rescato.

En la tercera ocasión los protagonistas se volvieron a encontrar, el ascensor y yo. Esta vez el encierro duró 48 minutos, los motivos del mismo hasta el día de hoy los desconozco. Salí de casa y llevé a cabo las cuatro primeras reglas del manual de uso del ascensor sin fallar. Luego apreté el botón que me llevaría a la planta baja y el ascensor comenzó su curso, y justo entre el noveno y el octavo piso, se detiene. (Me había tomado el ascensor en el piso 9) El sonido de la alarma comenzó a deleitarme los oídos en señal de que algo malo estaba pasando.

Comenzaron a pasar los minutos, golpeo la puerta y nada, nadie da señales de vida del otro lado del ascensor. Volví a intentar mi contacto con el mundo y nadie respondió. El sonido de la alarma ya me comenzaba a irritar. Entendí que la espera sería un poco más larga que la de la última vez. Me senté en cuclillas, estrenaba mi pantalón hippie, comencé a cantar: “…Detrás de las paredes, de este ascensor, recuerden que hay un alma todavía…y que alguien me escuche, y que alguien me escuche…y me rescate estoy aquí…”

Comencé a reflexionar sobre la vida, me sentía muy cerca de Gloria Estefan pues yo también quería que alguien “…oiga mi canto...”. También me vinieron dudas existenciales cruciales ¿cómo se llama el Colorado de Omar Gutiérrez?, ¿Fabián Estoyanoff definitivamente quiere dejar el fútbol para ser la nueva cara del Koleston 2000?, al final alguien sabe ¿dónde vacunan en la Blanqueada?, el gordo de la Colombes ¿va a la Colombes?, ¿el que tiene Colombes va a la Colombes?

De vez en cuando golpeaba la puerta esperando alguna respuesta del mundo real. Edificio de 10 pisos, dos apartamentos por piso, por lo tanto 19 familias que podían rescatarme, pero ninguna necesitaba el ascensor. No quedaba otra alternativa que seguir meditando.

El discurso de un premio nobel de la paz celebrando una muerte humana ¿no es un poco contradictorio con la paz? ¿O eso lo hace nobel? ¿Los informativos informan? Como saben los señores informativistas que una rapiña realizada por alguien que lleva casco, ¿es un menor? ¿Por qué en la semana previa al clásico los programas deportivos no hablan de fútbol? ¿Será porqué Peñarol y Nacional no juegan a nada?

Vuelvo a intentar contactarme con el mundo real, y ésta vez escucho un murmullo, del otro lado de la puerta hay vida. Para mi asombro son dos los primeros rescatistas en asistirme, mi vecina embarazada del tercer piso, ella y su panza son mi salvación. En un accionar rápido mi vecina me rescata al mundo real. Atrás quedaron los cuarenta y ochos minutos de encierro, las reflexiones, la soledad.

Vuelvo al mundo respiro, respiro aire fresco, y puedo afirmar que no le temo al encierro.