viernes, 15 de abril de 2011

Hoy debo confesar...

Damas y caballeros que viajan en este medio de comunicación hoy debo confesrles algo que para mí es muy importante, no voy a anunciar mi retiro de la crónicas, tampoco voy a anunciar que el que tiene Colombes va a la Colombes, simplemente les confieso que soy un adicto. Si esta leyendo muy bien y por si no lo comprende bien lo escribo con mayúsculas SOY UN ADICTO.

Todo comenzó en mi adolescencia, al principio lo tomé como un juego, pero poco a poco comence a caer en sus redes. Me mentía a mi mismo, le mentía a mi familia y a mis seres queridos (que no necesariamente forman parte de mi familia y viceversa), me autoconvencia de que yo la dominaba, la controlaba pero no era así, ella me controlaba a mi.

No pretendo dar consejos ni mensajes rimbombantes sobre el tema, simplemente me abró al mundo, a mis lectores, mis seguidores y les trasmito mi historia, mi experincia. La comprensión de lo que me pasa lo pondrá cada corazón, cada bolsillo, no pido ni 5, ni 10 ni 20 mil dolores, solo pido ser escuchado.(leído en este caso)

Si bien nunca llegue a la fisura, si debo confesar que muchas veces la consumo por placer, más que por necesidad. En estos años mi adicción va en aumento, la principal responsable de este crecimiento exponencial es Tita que en momentos de abstinencia, aparece en casa con ellas, nuevos diseños, nuevos colores, nuevas tintas y no puedo decirle que no.

Damas, caballeros, público en general, no puedo más, tengo que gritarlo a los cuatro vientos: SOY ADICTO A LAS LAPICERAS, y si son de fibra mucho mejor. Así que ya están avisados, para mi próximo cumpleaños no piensen más en que me van a obsequiar, alcanza con una lapicera.(aunque sea Bic)