miércoles, 16 de febrero de 2011

No me contagian pero son olímpicos.

No sé si es la falta de carisma, no sé si será porque el juego plasmado en la cancha no es lo que esperaba, no sé si será que después del último mundial (Sudáfrica 2010) todos esperamos que aparezcan más Forlán, Fuchile o Abreu. Como diría Enrique Yanuzi “es lo que hay valor”, ahora de lo que sí estoy seguro es que esta sub 20 celeste, producto del play satation no me contagia nada pero son olímpicos.

No me contagió verla pues pude aguantar frente al televisor solamente dos partidos, lo que si me transmitió este esquipo fue ganas de hacer actividades más gratificantes: ir al cine, ir al tablado o mirar Bones.

De lo poco que me contagio está selección sub 20 uruguaya fue las ganas de putear a Federico Rodríguez después de errar cada gol. Menos mal que en el partido contra Argentina, Matías Vecino llegó antes al balón y definió él, sino otro sería el final de este equipo. Estoy convencido que la fuerza ejercida por todos los televidentes, para que Rodríguez no llegara a definir, hizo que Vecino llegara primero a esa pelota.

Aún no entiendo cómo fue que Rodríguez fue comprado por un equipo italiano, pero desde ya muchas gracias a ese equipo que me ha quitado la oportunidad de seguir insultando a Rodríguez. Siempre el insulto culto y no el insulto generador de violencia como por ejemplo: “Rodríguez por que no te anatas en el UTU”, “Rodríguez porque no das las materias de 5° artístico libre y te anotas al casting de los Zíngaros”.

A favor de Rodríguez quiero comentarles que al último delantero sub 20 que le aconseje terminar el liceo (un visionario yo) fue a Diego Forlán, por lo tanto damas y caballeros que viajan en este medio cibernético de comunicación los que les paso a ofrecer no es otra cosa que el sucesor de Forlán.

A pesar de todo esto mis felicitaciones a esta generación play que nos devuelve a las olimpíadas, cosa que ninguna otra sub 20 había logrado, entonces cueste lo que me cueste ¿tendré que admitir que está es la mejor sub 20 de los últimos 84 años?

La generación play station nos hizo olímpicos orta vez.