miércoles, 16 de febrero de 2011

No me contagian pero son olímpicos.

No sé si es la falta de carisma, no sé si será porque el juego plasmado en la cancha no es lo que esperaba, no sé si será que después del último mundial (Sudáfrica 2010) todos esperamos que aparezcan más Forlán, Fuchile o Abreu. Como diría Enrique Yanuzi “es lo que hay valor”, ahora de lo que sí estoy seguro es que esta sub 20 celeste, producto del play satation no me contagia nada pero son olímpicos.

No me contagió verla pues pude aguantar frente al televisor solamente dos partidos, lo que si me transmitió este esquipo fue ganas de hacer actividades más gratificantes: ir al cine, ir al tablado o mirar Bones.

De lo poco que me contagio está selección sub 20 uruguaya fue las ganas de putear a Federico Rodríguez después de errar cada gol. Menos mal que en el partido contra Argentina, Matías Vecino llegó antes al balón y definió él, sino otro sería el final de este equipo. Estoy convencido que la fuerza ejercida por todos los televidentes, para que Rodríguez no llegara a definir, hizo que Vecino llegara primero a esa pelota.

Aún no entiendo cómo fue que Rodríguez fue comprado por un equipo italiano, pero desde ya muchas gracias a ese equipo que me ha quitado la oportunidad de seguir insultando a Rodríguez. Siempre el insulto culto y no el insulto generador de violencia como por ejemplo: “Rodríguez por que no te anatas en el UTU”, “Rodríguez porque no das las materias de 5° artístico libre y te anotas al casting de los Zíngaros”.

A favor de Rodríguez quiero comentarles que al último delantero sub 20 que le aconseje terminar el liceo (un visionario yo) fue a Diego Forlán, por lo tanto damas y caballeros que viajan en este medio cibernético de comunicación los que les paso a ofrecer no es otra cosa que el sucesor de Forlán.

A pesar de todo esto mis felicitaciones a esta generación play que nos devuelve a las olimpíadas, cosa que ninguna otra sub 20 había logrado, entonces cueste lo que me cueste ¿tendré que admitir que está es la mejor sub 20 de los últimos 84 años?

La generación play station nos hizo olímpicos orta vez.

viernes, 4 de febrero de 2011

Alternativa Azzurra.

Cuatro partidos sin conocer la victoria para Azzurros en lo que va de este 2011, han llevado a la dirigencia del equipo azul a ir buscando alternativas para salir – según palabras de su presidente, Andrés Cabeza Barbe – del profundo pozo en el cual los azules estarían inmersos.

Como primera medida la dirigencia azzurra apostó a la contratación del laureado entrenador Mourinho. El portugués luego de casi un mes de trabajo no logró plasmar nada de la hecho en el Inter de Milán. En las primeras horas de hoy se corrió el rumor en los pasillos de la cede azul que un histórico como Marcelo Bazziii Guazo no estaría conforme con el trabajo del portugués y que por tal motivo este estaría presentando su renuncia en la mañana del lunes próximo. ¿Será el momento de la vuelta de Roque Águila Nievas Máspole a la conducción técnica de Azzurros?

Más allá de la veracidad o no de los rumores, lo que si este medio puede adelantar es que el presidente Azzurros no deja de sorprendernos, ya estaría buscando una nueva alternativa para su equipo, filmarían una re edición de series infantiles de la década de los ochenta. Las reuniones con Marcelo Tinelli y Adrian Suar ya están muy avanzadas, es más en los pasillos de canal 13 ya se puede ver el siguiente afiche:
Felicidades y mucho éxito Azzurros en este nuevo emprendimiento.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Crónica de una siesta de verano.

Esto es un buen bostezo
La siesta es un ritual que generalmente los abuelos y abuelas les trasmiten a sus nietos, luego el niño o niña en su adolescencia retoma dicho culto, aplicando aunque sin reconocérselo a sus abuelos – producto de la rebeldía propia de la edad – todas sus enseñanzas respecto a dicho ritual.

En aquellas tardes de la década de los noventa cuando llegaba del liceo y después de almorzar me tiraba en la cama de debajo de la cucheta que compartía con mi hermano, prendía la tele y comenzaba a mirar primero Bill Cosby, luego veía una serie de un abogado gordo que tenía un perro igualito a él y lo acompañaba un detective de camisas hawaianas, para lentamente ir entregándome al placer de la siesta, mientras re ojeaba Tom y Jerry.

En estos tiempos que corren sólo en vacaciones puedo darme el lujo de siestar, por tal motivo mis ojitos se están cerrando, la mano me pesa al escribir, y la sucesión de bostezos me indicando que…ah…me acomode de costado en la cama…mua..muammm…y me entregue al…hajjsdfhda…placer de siestar.