miércoles, 19 de enero de 2011

Pequeñas grandes cosas

Juanpi te quiero mucho.

            Muchas veces nos hacemos malasangre por discusiones o peleas que poco importan, parece que necesitamos vivir grandes sacudones para revalorizar esos pequeños momentos, un abrazo, un beso, un simple te quiero y hasta un rezongo de esas personas que realmente nos quieren.

            La vida nos va llevando por caminos y sucesos impredecibles, nos da al igual que nos quita sin preguntar, y sin caer en un relato bukairesco, depende de nosotros revalorizar nuestros logros y levantarnos cuando nos sentimos derrotados, cuando pensamos que todo está perdido o simplemente no entendemos: ¿Por qué mierda me tiene que pasar a mí?

            No busco explicaciones, no busco consuelo, se me hace realmente difícil explicar el dolor en palabras. Pero la vida continua, nuestras vidas continuas, ninguno de nosotros te va olvidar, siempre te vamos a extrañar, porque sos y fuiste nuestro enano, mi hermano.

            Sería muy egoísta pensar que solo yo perdí, perdimos todos. Un hijo, un hermano, un sobrino, un ahijado, un amigo, un amor. Cada uno de nosotros ahora debe aprender a convivir con el dolor.

            Intento esquivar charlas, comentarios y hasta a veces intento perder la mirada en el horizonte para no trasmitir la tristeza que me provoca saber que ya no estas.

            Pues estas ahí, yo sé que no, pero estas ahí, en cada charla con mi vieja, en cada abrazo con mi hermana, en cada te quiero de mi padre, yo sé que no, pero vos estas ahí.

            Aunque aún me cuesta hacerme a la idea de que físicamente no estas, siempre estarás en mi corazón, al igual que están ustedes, mis seres queridos, mi familia y mis amigos.

            Simplemente Marrrone.