martes, 2 de marzo de 2010

Lazo rojo, invisible.


Al igual que varios uruguayos y uruguayas, soy uno más que estuvo enganchado hasta el día de ayer con la telenovela “Valientes”. Debo confesar que dicho enganche se debió pura y exclusivamente a las bellezas femeninas que protagonizaban dicha novela – también estaban muy bien los protagonistas masculinos – y a lo choto, poco profundo y trivial del argumento de la misma.

Pero no todo es color de rosa o rojo como el supuesto lazo, que a su vez era invisible. El engancharme con la novela no fue pretexto para no pensar mientras la miraba. Y es aquí el meollo del asunto, desde hace días me cuestiono – no sobre porque carajó me enganche con Valientes – sino que estoy meditando sobre el lazo rojo invisible.

Amigo lector lo invito a reflexionar juntos, cualquier objeto invisible, por definición de lo invisible es incoloro. Por lo tanto si un objeto invisible fuese rojo la lógica indicaría que todo objeto invisible es rojo. Por ejemplo, el alma sería roja.

De donde llegábamos al gran problema, ¿todo objeto rojo sería invisible? ¿Será cierta la premisa: todo objeto invisible es rojo? Ahora antes de entrar en el problema recién planteado, intentemos pensar juntos, si puedo determinar el color de un objeto es porque lo pude observar, si lo pude observar entonces no es invisible. Entonces no vale la pena preocuparse por las dos preguntas anteriormente planteadas al comienzo de este párrafo.

Por lo tanto el lazo rojo invisible no existe.