miércoles, 24 de febrero de 2010

El tiempo pasa...


Otra vez nos volvimos a juntar con ex compañeros del liceo, del año 1991 al 1994 vivimos muchas cosas, de las buenas y de las otras.

Juntarse y verse con algunos luego de casi pasados dieciséis años es todo un tema, seguramente porque ya no somos los mismos de aquella época pues la vida a cada uno nos ha dado nuestras propias reglas de juego. Y no es un drama, al menos en lo personal, el hecho que nos transmiten generalmente las películas yanquis de verse viejo, pelado y gordo

El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos, pero nos unen anécdotas, risas cómplices de recuerdos también cómplices, y mucha alegría, por que en general ser adolescente, es ser feliz.