viernes, 26 de febrero de 2010

El pequeño bonsái.


Yo no soy un fanático de la naturaleza, sólo soy un ser humano que en su adolescencia fue sensibilizado por el Señor Millagui y sus bonsáis. Lo de pequeño del título es una trivialidad, ya que el bonsái por definición es de por si pequeño. El gran responsable de rememorar este tema es mi estilista o peluquero, el Negro Darío. En nuestro último encuentro Darío me comentó que se esta por lanzar la reedición de Karate Kid.

Tenga en cuenta querido lector que la fuente de la información que a continuación voy a desarrollar es mi estilista. Como todos sabemos existen dos tipos de personas que conocen de todo y de todo opinan, uno de ellos son los taxistas y los otros son los peluqueros. Así que a tomar con cuidado la información que aparecerá en esta crónica, tal vez sea toda mentira – el tiempo será el que determine el valor de verdad de esta crónica -.

Viniendo de mi amigo el Negro Darío yo me animaría a confirmar que un cuarto de la información será verdad, un dato para nada menor es que el Negro Darío es hijo de un taxista, es decir que de pequeño creció con opinión certera de casi todos los temas.

En el correr de este año se estaría relanzando Karate Kid. La primera sorpresa es que Daniel Sam sería encarnado por el hijo de Will Smith, por lo tanto Daniel pasa a ser un adolescente negro cosa que no me incomoda en lo absoluto. Supongo que esta decisión esta tomada por la crisis económica que afecta a los Estados Unidos y esta medida sería una caricia para la familia Smith.

Lo que si no tiene perdón de Dios es que el Señor Millagui será encarnado por Jackie Chan. Damas y caballeros que viajan en este medio de transporte, que Jackie Chan protagonice y de vida al nuevo Señor Millagui no lo puedo tolerar. Es un atropello a la razón, una falta de respeto al bonsái.

Por tal motivo convoco a que todos alquilemos de nuestro video club amigo – aunque muchos videos club ya no alquilan videos y si dvd - a partir del próximo viernes Karate Kid al menos una vez al mes y demostremos al mundo que Señor Millagui hay uno solo.