martes, 5 de enero de 2010

Rosa

…Rosa que maravillosa…dame fuego, dame fuego…etc, etc, etc…

Se nos fue el último bastión de hombría rioplatense. En el 2009 se nos fue el Canario Luna, en este 2010 que comienza Sandro. ¿Dónde irán a parar las bombachas y los culotes cosechados en su carrera? Imagino la tristeza que debe reinar en las sexagenarias de toda América Latina, más unida que nunca para despedir al artista, al cantante de toda una generación. Lo que soñaban Simón Bolívar, José Gervasio Artigas y Polo Pirueta Sventurati hoy se concreta, toda la América unida, en el dolor y en el adiós de un grande. Simplemente ta manana Sandro de América.