domingo, 24 de enero de 2010

¡Despacio! Niños carnadas.


Era un atardecer hermoso en la linda Santa Ana, la brisa movía la copa de los árboles, los pajaritos cantaban al son de: “uno, dos tres, cuatro, rumba, yo quiero mi rumba”. El celaje le iba dejando lugar a la noche cuando Tita, Analía y Marrrone decidieron acoplarse con el paisaje y salir a caminar por las callecitas del balneario. Juntos recorrieron el lugar asombrados por la paz, la tranquilidad y la falta de malacates de la zona.

En el medio de su caminata advirtieron un cartel que les llamaría la atención y que rompería con la monotonía y tranquilidad del lugar. Analía fue la primera en ver el cartel y les advirtió a Tita y Marrrone, leyendo el cartel:

“¡Despacio! Niños carnadas”

Marrrone al principio pensó que no habría de que preocuparse y les contó a Analía y Tita que su abuela Pocha, cuando Marrrone era niño, los domingos, deleitaba a toda la familia con sus niños envueltos y esto nunca inquietó a ningún integrante de su familia, Eso si afirmó Marrrone: “Mi abuela jamás colocó un cartel en la puerta de su casa promocionando sus niños envueltos, tal vez si lo hubiese hecho eso si me hubiera traumado”. Imagínense llegando a la casa de su abuela y que en la puerta los recibiera un cartel con la leyenda: “Hoy niños envueltos”

Volviendo a los niños carnadas, Tita se percató que el cartel se encontraba ubicado en el medio de la calle enfrente al Club de Pesca de Santa Ana. Entonces si los niños eran sólo carnadas no habría de que preocuparse afirmó Tita. Pero una duda invadió a nuestros caminantes, ¿por qué el cartel comenzaba con una advertencia? Será que el niño carnada es más endiablado que Damián. Será que Chuky es una Barbie bailarina al lado de éstos. Será que aún están molestos con Horacio, porque éste al mejor estilo ballena de Pinocho, se comió a Gabriela. Será que el niño carnada es la evolución más violenta del niño play station. Pues ya lo afirmó Ricardo Montaner: “será, será, será la luna será”.