sábado, 14 de noviembre de 2009

Triunfó la honestidad.

Ahora el clausura está que arde, la semana que viene se define si hay finales de La Bada Cup 2009

De Fotos pal blog

El pasado jueves 22 de octubre se disputó el cuarto partido correspondiente al mes de octubre de La Bada Cup 2009. Las instalaciones del Valle Miñor – como ya nos tienen acostumbrados – nos esperaban con sus mejores aromas a paella y asado para vivir un nuevo capítulo – y no era de “Valientes”, novela que Chipi Castro sigue fielmente, inclusive en la cantina del Valle hasta segundos antes del pitazo inicial – del Torneo Clausura.

Azzurros debió sufrir la ausencia de tres de sus principales jugadores. Meteoro Varela que tenía un bautismo a beneficio de Planeta Peque; Polo Sventurati que se recupera de un fuerte virus que lo aqueja denominado “noquierus trabajus mejodus cadus quincediaus”; y Águila Arce que se recupera de fuerte ataque de mimos denominado “simellamaus todus talveuz vuelvus”.

Igualmente ante las bajas Azzurros afronto el encuentro recordando las palabras de un conocidísimo filósofo colombiano del cual – lamentablemente – no recuerdo su nombre: “…Si se puede…”

Por su parte C – Bada volvió a contar con toda su plantilla, destacándose la sobriedad de Petyribi Pereira – que se recupera favorablemente de sus problemas de alcoholismo – y la realidad de Vikingo Pérez – que hace 10 días, 21 horas y 13 minutos que no dialoga con su amigo imaginario Guido - .

El partido trascurrió favorablemente al equipo Azzurro, aunque en el final C – Bada arremetió y hasta se pudo llevar un punto.

Cuando el experimentado viejo de la tímbrela señalo el fin del encuentro la sensación de empate reinaba la noche. Pero la atenta puntualización de Nabascues Marrrone hizo visualizar que faltaba un gol en la libreta a favor de Azzurros. De esta manera Billy Di Mauro y compañía reconocieron el error y nuevamente triunfó la honestidad.