martes, 17 de noviembre de 2009

Club Social y Deportivo Uruguay Democracia.

Cada barrio tiene su historia y cada historia tiene su propia versión. El club volvió a la gloria allá por 1985. Al parecer desde el 1973 hasta el 1984 algunos datos aún no están claros, faltan compañeros, pero los socios de hoy prefieren “mirar” para adelante. Aunque alguna vez aparecerá una dirigencia que deberá hacer un balance, y decir donde están los carné de los socios que hoy siguen desaparecidos.


En estas semanas Pepe y Danilo disputaban contra Luís y Jorge la candidatura a presidente y vicepresidente, respectivamente, del club del barrio. El Club Social y Deportivo Uruguay Democracia. Como siempre sucede, el barrio es una fiesta cuando se viven estas etapas de elección.

En el año 1985 el coloradito Julio fue elegido presidente, según cuentan los más veteranos, Julio corría con el “caballo del comisario” en aquella elección. Dicen que si blanquiceleste hubiera presentado a Wilson como candidato otro hubiese sido la historia. También estaba el zurdo Liber que quería presidir al club, pero éste era demasiando revoltoso para algunos.

Posteriormente, en1990, Luís desbancó a los coloraditos, y blanquiceleste tomo las riendas del club. Cuentan que vendió a todos los juveniles y que el club se quedó sin jugadores de la cantera. Las grandes promesas del club comenzaron a emigrar para otras tierras.

En 1995, el coloradito Julio volvió a presidir al club. Ahora decían los abuelos con más experiencia, llevaría al club a lo más alto en los torneos mundiales. El coloradito Julio lo intentó, poco se lo vio por el barrio, pero mucho por la tele viajando y buscando repatriar jugadores.

En el 2000, el coloradito Jorgito se quedo con la presidencia del club, al ganarle en la segunda vuelta al zurdo Tabaré. Al parecer fue la primera vez que blanquiceleste apoyo a los coloraditos, y desde ahí algunos vecinos los bautizaron los rosaditos. La gestión del coloradito Jorge hundió a toda su familia, el club se quedo en quiebra, y los coloraditos del barrio se mudaron buscando otros horizontes. También se mudaron muchos zurdos y blanquicelestes.

En el 2005, el zurdo Tabaré se quedo con la presidencia y en primera vuelta. Es decir en la primera elección lo votaron más del cincuenta por ciento de los vecinos del barrio y con eso alcanzó para que el zurdo alcanzara la presidencia. El zurdo Tabaré es un tipo extraño, no permitió que se fumara en la cantina del club, ahora los veteranos ya se acostumbraron y fuman de la puerta para afuera. Consiguió una computadora para cada juvenil del club, le operó los ojos a los abuelos del equipo de bochas. Ahora los abuelos ven el bochín. En fin parece que el barrio esta contento con el zurdo.

Ahora – 2009 - luego de la primera vuelta donde se presentaron los asambleístas Raúl, el independiente Pablo, el coloradito Pedro, y los ya mencionados zurdos Pepe y Danilo, y los blanquicelestes Luís y Jorge. Estos últimos ahora definirán quien será el nuevo presidente del club.

Siempre el barrio se viste de fiesta y los días previos o de campaña son maravillosos, pues se regalan globos a los niños, se cortan las calles y vienen grupos a cantar. Pero sucedió algo que alteró al barrio, y que cambio el clima de la campaña.

Días atrás los bomberos voluntarios fueron llamados para que apagaran el fuego en la casa de Saúl. Cuando los bomberos terminaron encontraron que en la casa de Saúl había miles de chasquibunes, más de un centenar de bombas brasileras, y cientos de volcanes y cañitas voladoras. Por su parte los bomberos denunciaron el hecho, cuando la policía fue a buscar a Saúl a su casa de verano, este respondió con disparos dando muerte a un policía.

Saúl también murió. En su casa de verano había más chasquibunes, más bombas brasileras, más cañitas voladoras. Cuando el barrio aún no terminaba de digerir la noticia, el coloradito Jorgito y salió a los gritos por la calles del barrio diciendo que los chasquibunes, los volcanes y las bombas brasileras eran de los zurdos y que el ideólogo de todo era el zurdo Pepe.

Los socios del club que escucharon al coloradito Jorgito, llamaron a un juez y le pidieron a Jorgito que le presentara las pruebas a éste. Entonces fue cuando el coloradito Jorgito le dijo al juez que el no estaba seguro, que era solo una suposición. Cuando salió de hablar con el juez pidió a los vecinos que por el bien de todos, el zurdo Pepe aclarara la situación, pero los vecinos del barrio ya no lo escucharon más, pues no había nada que aclarar.

Como tampoco los vecinos escucharon al coloradito Julio, que se presentó en la cantina del club, diciendo que el zurdo Pepe se llevaría a todos los jugadores de las inferiores a Siberia, que pondría una plantación de acelgas en el medio de la cancha del club, y que el estadio pasaría a llamarse Carlitos Marx. Un vecino comentó: Julio siempre con el mismo cuento cuando llegan las elecciones. Desde entonces ya no se escuchan por las calles del barrio a los coloraditos gritar.

Por su parte Luís trato de sacar provecho de la confusión, y mando grabar en el video club del barrio un comercial anónimo, donde también acusaba al zurdo Pepe de todo. Pero en el barrio todo se sabe, todo se comenta y pronto se supo que fue Luís el que mando a grabar el comercial.

Lamentablemente después de esto, la charla que iban a tener enfrente de todos los socios del club, en la cantina de Aldo, el sobrino del Sordo González, no se va a dar. Pues el zurdo Pepe se rehúsa a dialogar con el blanquiceleste Luís ya que este no es de confiar.

Desesperado Luís, pues todo indica que el zurdo Pepe ganará la elecciones del club, mandó a llamar a un amigo argentino para que lo ayude a recuperar su imagen en le barrio. Desde hace días a Luís se lo ve llorar por las esquinas del barrio abrazado a la bandera del club y a Jorge se lo escucha habando en la radio demostrando su fidelidad con la institución.

Pero esto parece que también le salió mal a Luís y a Jorge, pues hace unos días volvió de Buenos Aires Copión, y en la cantina del club contó que lo que hacen los blanquicelestes, él ya lo vio en la elección de un cuadro de barrio argentino meses atrás.

A pesar de todo esto el barrio sigue de fiesta. Los socios en la cantina del club comentan, analizan, discuten cual será el futuro de la institución. Pero en general, todos sabemos que el zurdo Tabaré levantó al cuadro de la quiebra, mejoró la sanidad e infrastuctura del club. El trabajo en las inferiores se potenció al plantar el ceibal en la concentración, tal es el éxito de este plan que hoy vienen de clubes vecinos a copiar esta idea.

Ahora lo jugadores y socios que se fueron del barrio quieren volver, quieren volver al cuadro de sus amores ese que los vio nacer, ese que ahora los quiere ver volver. Aún faltan un par de semanas y si bien todo puede suceder, yo espero que el club siga en buenas manos, que el barrio siga conviviendo en paz.