martes, 1 de septiembre de 2009

Me pego el viejazo.


La ausencia se ha debido a varios motivos. El ser humano siempre busca justificar su ausencia, este no será el caso. Los abandone por motivos de baja inspiración, creo. (Ya me estoy justificando y justamente no quería eso).

En este lapso de tiempo han pasado varias cosas, de las cuales tampoco me voy a referir. Este ultimo mes me he dado cuenta que me pego el viejazo. Un ejemplo de esto es que me molesta ir en el ómnibus y que se sienten a mi lado personas que no reconocen sus límites y me estrujan sobre la ventanilla.

Otro ejemplo es que me quiero informar sobre la campaña política de mi país, y la televisión me ofrece dos periodísticos a las dos de la mañana, ambos el mismo día miércoles, o peor los domingos a las diez de la mañana. Y como ya me pego el viejazo no puedo soportar despierto hasta tan tarde o hasta tan temprano un domingo.

Como veras Tita no se si serán los números, o el calor fuera de fecha, o que estoy con Andrés, o simplemente estoy más viejo. Ahora solo paso las horas jugando al mikado.