miércoles, 22 de julio de 2009

EL PROFESOR CHIFLADO


Llego a casa, no sé que es escribir, hace días que busco tema para volver a ponerme en contacto y nada. Pero hoy algo me sucedió. Entro a Montevideo Portal y me encuentro con la noticia de que una de las penas para Gonzalo Perera sería impartir clases de matemática.

Para los que desconocen del tema, les resumo: Gonzalo tenía un cargo ejecutivo en un ente del Estado. Semanas atrás denunció un supuesto atentado contra su vida, el cual fue producto de su imaginación. Las verdaderas causas de tal hecho se desconocen, pero lo cierto es que a Gonzalo le chocó chapa con chapa y lo perdimos para el resto de la temporada. Esperamos su pronta recuperación.

Gonzalo es doctor en matemáticas y a la justicia se le ocurrió que la pena que se le aplique sea dictar clases de matemáticas en los liceos. Me pregunto, ¿no sería mejor, primero que se le realizaran algún tipo de estudio?, para ver si Gonzalo está apto para dicha tarea.

Porque si ya tiene un antecedente de que chocó chapa con chapa, ponerlo al frente de un grupo de adolescentes no sería como tirar alcohol al fuego, como poner a administrar una boca de pasta base a un ex adicto, como poner de candidato a vicepresidente de la república a un ex futbolista.

¿Será que me estoy poniendo viejo? y no entiendo las nuevas pedagogías o estrategias de re inserción.

Porque si ya tiene un antecedente de que chocó chapa con chapa, ponerlo al frente de un grupo de adolescentes no sería como tirar alcohol al fuego, como poner a administrar una boca de pasta base a ex adicto, como poner de periodista o candidato a vicepresidente de la república a un ex futbolista.

¿Será que me estoy poniendo viejo? y no entiendo las nuevas pedagogías o estrategias de re inserción.