lunes, 16 de febrero de 2009

Me faltan diapositivas...X


Introducción

Antes de comenzar quiero agradecer a los X-Men, que supieron hacer de este sujeto un hombre de bien, gracias simplemente gracias.

Se que han pasado ya varios años, pero queridos lectores, este narrador fue victima de la ingesta de alcohol y de la perdida de varias diapositivas de la X, dato para nada menor, como introducción a esta obra, palabras del Cuarteto de Nos: “...El día que Marrrone se emborracho, estaba en la X como un buen señor, pero como ningún libro jamás lo contó, por eso ahora agarro y se los cuento yo...”

Capítulo I: DIVERSIDAD CULTURAL (14:00 a 15:48 hrs.)

Todo comenzó pasadas las 14 horas del día Sábado 11 de noviembre del 2006, cuando quien escribe se encontró con La Pantera de Mozambia, encuentro pactado ya desde días anteriores, para introducirse desde ese momento en un día de paz. Ahí no más cayo la primera de nuestras víctimas, una rubia frapé que amenizo el camino hacia el encuentro del X-Men Moratorio, su look Rata Blanca fue el primero en unirse a esta nave nodriza, que hasta el momento era piloteada por dos representantes de la raza marrón glasee.

Fieles al eslogan de la fiesta, comenzaba a vislumbrarse el primer momento de diversidad cultural, momentos después aparecían desde la inmensidad del espacio, Polo y Billi, estos denotaban claramente su actitud canterana con remeras alusivas a las bandas del momento, capítulo aparte para la mochila de Billi, en ella habían mas remeras de los grupos de moda, podríamos describir a este como un fashion del rock. Las chechas empezaron su progresión aritmética, caían de a una, esto obviamente para amenizar la llegada de los dos últimos integrantes de este primer encuentro.

Los hermanos Barbé al llegar a la nave, demostraron su actitud ganadora, Ito con su estilo Vicio en Miami, acompañado con unos lentes a tono, y el Cabeza tenía un símil al recordado Arturito, de la Guerra de las Galaxias ya que venia equipado con un sin fin de artefactos de alta tecnología, que incluía: GPS, radio grabador, microondas y una radio spica. A los X-Men les sobra diversidad.

Capítulo II: UNA NOCHE PAZ (15:49 a 16:57 hrs.)

La primera misión de los X-Men fue un éxito. Ya listos para adentrarnos al Parque Batlle, recargamos nuevamente fuerza, ya la presencia de Ito se hacia ver con su tradicional “salen dos”.

Comienza el éxodo en la calurosa tarde de Montevideo, los X-Men hacíamos un reconocimiento del terreno, haciendo honor a los Campeones del 24 y 28, realizamos esa vuelta olímpica alrededor de las murallas que nos separaban de lo que sería una noche de paz. Como ameritaba la ocasión entramos por la puerta grande, esa interminable cola - ojo no es ninguna mención fálica - simplemente era la cola de entrada, y por que no decirlo cuantas colas.

Al entrar fuimos reconocidos por un coracero, quien gentilmente nos invito a ingresar por la alfombra roja, este - el coracero - confundió a Ito con Don Jonson, eso creemos los X-Men.

Ya estamos dentro, ya somos parte de la fiesta, la actitud fue busquemos precio, luego de idas y venidas, nuevamente gracias a las cualidades sociales de Ito, nació una hermandad con un grupo de gente conocido como Chalamá, a partir de este momento se transformaron en nuestros aliados de paz, cuya clave secreta sería “Gomensoro”.

Era un gran momento para firmar la paz, brindamos con whisky, bebida espirituosa que nos acompaño durante el resto de la jornada.

Capítulo III: EL REGRESO DEL JEDI (16:58 a 19:22)

El reloj indicaba que la música estaba por comenzar, luego de una acalorada discusión - entre los X-Men, bebida espirituosa mediante - sobre quien abriría el fuego musical.

El menú indicaba que a primera hora en un escenario tocaría Gaspar y su banda, mientras que en otro escenario tocaba Buitres. Cuando la discusión parecía no tener fin, llego él, si señores cual regreso del Jedi, rama mediante, apareció Ferchu, el último de los X-Men. Con su frescura característica y no teniendo ni idea del clima de la discusión, exclamo: “¡Toca Buitres ahora!”.

Los X-Men más experimentados ante tal muestra del cara sucia, del botija que tiene el potrero a flor de piel - innecesario aclarar la flor - nos miramos, reflexionaos y.....llenando nuestras copas galácticas partimos rumbo a Buitres, planeta una vez poblado por futboleros de ley. Al entrar en la atmósfera de dicho planeta resurgió un grito que duerme en cada barrio, en cada esquina, “...Morato, Moroto, Moratoriooooo lalalalalala....”

Al los pocos minutos de estar en dicho planeta, tuvimos la oportunidad de saludar a nuestros aliados Gomensoro desde las alturas del planeta Buitres. No falto ese falso ilusionista, que intento deslumbrarnos con una foto fallida. La música sonó, calentamos motores, pero la nave pedía recargar baterías previo viaje al planeta Bersuit.

Decidimos tomar nuevamente contacto con los aliados Gomensoro, la hermandad crecía y el lazo se hacia más fuerte aún. Teniendo una visita inesperada, salió el primer X-Churro de la jornada, al son de “...Vamos a mirar de igual a igual, con el conductor que toma mate...”. La mezcla de sol en las chapetas de los X-Men y la espirituosa ya daban señales de que la jornada sería todo un éxito. Marchamos rumbo al planeta Bersuit, en el camino supimos X-Churrear con figuras de la talla de Pablo Mieles y algún otro...me faltan diapositivas...

La llegada al planeta fue captada por una cámara cual radar de aeropuerto. El planeta Bersuit estaba colmado, hubo un desprendimiento de la nave nodriza, cuentan que algunos fueron tragado por una nube humana, otros ferozmente desnudados, otros...me faltan diapositivas...

Los X-Men color glasee clarito tomamos la sabia decisión de rumbear hacia la guarida de los aliados. A los pocos minutos la nave se fue recomponiendo, a esta hora ya tomábamos territorio y otras cosas mas, en el campamento aliado ya formábamos nuestra trinchera y los X-Men, sillas mediantes ya formabamos parte del decorado.

Capítulo IV: ALIENS EL OCTAVO PASAJERO (19:23 a 23:08 hrs.)

Todos los X - Men volvíamos a estar juntos, pero algo inquietaba a este grupo de viajeros, el par de calzados de Ito, habían sido atrapados en la vorágine bersuitera por ese demonio, ese antihéroe, Aliens, el cual les causo una mutación terrible, nunca vista, ambos championes hablaban, tenían vida propia, cual tramoya de los troyanos.

En medio del análisis de dicha situación...me faltan diapositivas....

Creo haber sido victima de esa criatura, quien me adentro en el parque, y me arrojo en un árbol. Luego de horas o minutos de cautiverio, me vi solo frente a un planeta llamado tango, cuando entre en sí, recordé las coordenadas del campamento aliado, me decidí a volver en busca de los restantes X-Men, en el camino me cruce con dos de los canteranos, uno poseía una rama de la justicia, renací, volví al grupo.

A esta altura el grupo se había fragmentado, todo a causa de esa criatura diabólica llamada Aliens. Tengo diapositivas desordenadas - ¡ojo!, pero estas, están - Mozambia decidió prender fuego, Moratorio y yo a ritmo de murga, los canteranos colgados a unos tablones en busca de observar: más allá del horizonte.

Cuando todo parecía haber terminado, nos percatamos que el Aliens, había mutado y a partir de este momento se haría llamar Palmera - personaje secundario o terciario de este cuento, pero que merece ser nombrado ya que desde ahí se transformo en una estampita para los X-Men en la guarida aliada - La nave nodriza volvió a restablecerse planeta Trosky mediante. Nuevamente los X-Men se habían unido en el campamento aliado.

Capitulo V: EL SHOW DE LA MEDIANOCHE (23:09 a 02:12)

Luego de que la nave nodriza entrará en reparaciones, los tripulantes de la misma decidimos tomar un descanso en la ya agitada vida de héroes, fueron múltiples los intentos por sumar a la tripulación al Vikingo Pérez, pero este se encontraba atrapado en el planeta Babasónico. Los intentos de comunicación con el susodicho fueron en vano, los vecinos de la villa comentan que el pibe Vikingo Pérez, aún se encuentra en el bosque encantado. Lugar jamás visitado por los X-Men, alguno luego reflexiono: “...con razón, parecía más chico el parque...”

Era un buen momento para comer, para matar ese animal y saciar la hambruna, camino al fast food, Billi recomendó un previo pasaje por el Mundo Cañón, un parque mágico donde abundaban los colores de las ruletas, los famosos tomates voladores, y cuando todo parecía una recorrida de rigor. Moratorio y Cabeza se encontraron ganadores de una bellas casacas, que por un tiempo fueron el uniforme oficial de los X-Men en las reuniones sociales.

Y peor que la adicción a la pasta base resulto este Mundo Cañón, todos nos abarrotamos a los juegos provocando un saqueo de premios. Ito aprovechaba la ocasión parase X-Churrear, yo lo interrumpía con aportes poco productivos, pero nada pudo frenar al José Carlos Álvarez de Ron que Ito lleva adentro, con preguntas incisivas y punzantes, demostrando que esta a la altura de su ídolo periodístico.

En fin, creo que ninguno sabe como salimos de ahí, rumbo al anhelado animal. Al entrar al recinto alimenticio, una manada de sirenas nos ataco y clamo por favor, a que este grupete de X-Men accediéramos a una fotitos con ellas. Si bien los X-Men felizmente enamorados se negaban, aquellos que no le veiamos la cara a Dios hace tiempo, accedimos inmediatamente al pedido de las sirenas.

Ya adentro del estanque de comida, el grupo de hambrientos X-Men intento a capa y espada acceder a ese animal, que jamás vimos, y mucho menos comimos. Ya en clara demostración marrronística, este hombre de color glaseé, se acercó a un mostrador y grito dame cinco chorizos - nuevamente cabe aclarar que esta imagen tampoco es fálica - posteriormente yo decidí acurrucarme y dormitar cual oso polar, por lo tanto...me faltan diapositivas...Si bien el objetivo animal no se cumplió, el bolo alimenticio estaba satisfecho.

Nuevamente cual marcha de estudiante, en pro de la educación popular, viajamos en la nave nodriza hacia nuestro puesto aliado - y si - ahora había que bajar el bolo alimenticio generado en el párrafo anterior.

Capitulo VI: TODO CONCLUYE AL FIN(2:13 a 4:05 hrs.)

Luego de un largo letargo se oye la voz de un botija diciendo, “...hay que moverse...” Y los X-Men fieles a su legado histórico, comenzamos una nueva odisea, primero nos entreveráramos con las 70.000 personas, que según un integrante del planeta Babasónico declaro a la prensa - ¿los habrá contado? –

La muchedumbre era tal, que uno de los X-Men indignado comenzó a gritar improperios contra el planeta Moska, denotando su claro estado de desorbitación que este tenía. Ahí la tentación fue más fuerte y la nave nodriza rumbeo para el Mundo Cañón.

Nuevamente, la adicción, el saqueo, esta vez fuimos a más y no solo bastaba ganarse el DVD, festejado casi como aquella Copa América del año 95´, ganada en las mismas coordenadas geográficas. Los X-Men unificaron fuerzas al mejor estilo Capitán América, con un solo objetivo ganarse un libro para la madre de Billi, objetivo logrado por estos caballeros intergalácticos.

Nos refugiamos entre las sombras de la noche, nos tomamos unos minutos para gozar espiritualmente, la Pantera de Mozambia practicaba uno de sus rituales religiosos, primero ojos cerrados y meditación, en eso yo decido jugarle una chanza, cámara mediante a la concentración de Mozambia. Todos rieron del hecho menos Mozambia, que internamente invocaba los espíritus del Negro Ansina y de MC Hammer.

Al instante Ansina se apodero de mi, llevándome al Paraguay, o más lejos aún. Momento donde perdí todo poder y ni siquiera los esfuerzos de salvavidas practicados por el grupo de héroes, pudo rescatarme. Ito encabezaba la histórica geste de rescate o eso creo...obviamente me falta diapositivas....

Al mismo tiempo MC Hammer, se apoderaba del cuerpo de Mozambia, transportándolo al planeta Hip Hop, llevándolo hasta el centro del escenario donde este demostraba su elasticidad y elegancia. Era el final del ritual que práctico el hombre de tierras africanas, demostrando una vez más que el que ríe último ríe mejor.

La perenigración rumbeo al planeta Congo, planeta al que jamás llegaron, cuenta la leyenda que en su búsqueda los X.-Men decidieron dividirse, cortar el cordón umbilical e intentar llegar al tan ansiado planeta. Y el final llego, se dio como debía ser en el campamento aliado.

Capitulo VII: AÑOS DESPUÉS (4:05 a ... Hrs.)

X-Moratorio:
Se lo vio por última vez sentado en el Ponte Vecchio y sin remera, dicen que su espíritu continúa ahí y que los jueves se escuchan sus eternas discusiones de churros con Ito, entremezcladas con los ruidos del recinto.

X-Ito:
Fue capturado por el algunos malhechores del planeta Heinekker, hoy dicen que vive en cada “...dame dos...” Sus cenizas descansas dentro de una latita verde.

X-Billi:
Al llegar a su hogar y obsequiarle el libro a su madre, comenzó un largo camino espiritual, tomo su mochila llena de remeras, y se marcho. Algunos dicen que se encuentra viviendo hoy con el señor Millagui, al mejor estilo Daniel Sam.

X-Polo:
Ofuscado por una ruptura amorosa, dedico su vida a ser portero de baños, preferentemente de mujeres, se lo puede ver en las instalaciones de colegios privados observando a las menores, cuando estas ingresan presurosas a los gabinetes higiénicos.

X-Ferchu:
Fue el causante del desengaño amoroso de Polo, se lo vio marchar en un avión con Palmera. Hoy viven al sur de Colombia felices, se dicen que son los caseros de la familia Escobar.

X-Cabeza:
Fue atacado por un grupo de maquinas, al mejor estilo Terminator III, dicen que dicho film, narra su vida. Otros dicen que tiene un puesto clandestino en la feria, y su adicción hoy son las pilas triple A.

X-Mozambia:
En un intento por llegar a su hogar, subió a un taxi y jamás bajo, dicen que hasta hoy sigue dando vuelta en el mismo taxi, por las calles de Montevideo.

X-Marrrone:
Desaparecido en acción, al mejor estilo Chuck Norris, dicen que intento varia veces narrar lo contado y nunca lo logro. Dicen que esta internado en algún hospital siquiátrico recuperándose de su sobredosis de rock. Dicen que se fue, dicen que esta acá, dicen que esta muerto, dicen que volverá


FIN

Dedicado al X-Men que todos llevamos dentro