jueves, 29 de enero de 2009

Rueda - rueda


El país, ese de la rueda – rueda, donde el que no corre vuela, y perdes si te mareas.
El tiempo sin principio ni fin, nos demuestra, las costumbres, de nuestra tierra.
Un sitio, para nada singular, donde todo gira, y vuelve a empezar.

Vivimos, en un sálvese quién pueda, manoteando una moneda, plenos de felicidad.
Deshojando mil flores sin sentido, cuestionando, como nunca, nuestro destino.
Un instante, donde poder jugar, a la rueda-rueda, de la realidad.

Lo que hacemos, escuchamos y leemos, lo que nos enseñaron, y lo que aprendemos.
Todo es, el país de la rueda – rueda, donde todo pasa, y todo queda.