jueves, 23 de octubre de 2008

Mi ausencia


Primero disculpas a ustedes queridos lectores (que seguramente seamos tres, incluyéndome a mí) Las labores afectadas por el boludismo y la humedad me han llevado a escribir poco. En este tiempo de ausencia en el mundo han pasado cosas, muchas de las cuales no me entere.
La caída de la bolsa nos tiene a todos en vilo, y yo soy unos de los afectados. Escuche a nuestro flameante Ministro de Economía decir: “…tenemos que estar preparados para los coletazos…”
Y bien, no le hice caso, y ahí no más la caída de la bolsa me dio un nalgazo que casi me saco de las canchas (fueron quince días, al igual que un esguince) La bolsa que se me cayo fue la que tengo detrás de la puerta de la cocina, una tela muy linda en la cual en su interior guardo otras bolsas.
Imagínense todas las bolsas de mi casa cayéndose cada vez que habría la puerta de la cocina. Un bajón, una catástrofe según palabras de Dimitri Petrovich (DT yugoslavo del Club Atlético Peñarol de la década de los 90)
En otro ordenes de cosas Daysi saco más agentes a la calle, por su parte un legislador del partido nacional cantaba: “…. patrulla va, patrulla viene, las rapiñas se mantienen…” (Versión remixada de Piñas van piñas vienen)
A todo esto yo me encuentro preparando exámenes míos y de otros (vieja despreocúpate de la próstata ando bárbaro) Uruguay volvió a empatar en la altura de Bolivia y hasta marzo estamos quinto en la eliminatoria. Por lo tanto hasta el año que viene matemáticamente tenemos chance.
De seguro debe de haber muchas más cosa que pasaron y en este momento no me acuerdo, si usted sabe de alguna sugiéralas y vemos.
Y a pesar de todo no dejen de soñar.