jueves, 23 de octubre de 2008

Mi ausencia


Primero disculpas a ustedes queridos lectores (que seguramente seamos tres, incluyéndome a mí) Las labores afectadas por el boludismo y la humedad me han llevado a escribir poco. En este tiempo de ausencia en el mundo han pasado cosas, muchas de las cuales no me entere.
La caída de la bolsa nos tiene a todos en vilo, y yo soy unos de los afectados. Escuche a nuestro flameante Ministro de Economía decir: “…tenemos que estar preparados para los coletazos…”
Y bien, no le hice caso, y ahí no más la caída de la bolsa me dio un nalgazo que casi me saco de las canchas (fueron quince días, al igual que un esguince) La bolsa que se me cayo fue la que tengo detrás de la puerta de la cocina, una tela muy linda en la cual en su interior guardo otras bolsas.
Imagínense todas las bolsas de mi casa cayéndose cada vez que habría la puerta de la cocina. Un bajón, una catástrofe según palabras de Dimitri Petrovich (DT yugoslavo del Club Atlético Peñarol de la década de los 90)
En otro ordenes de cosas Daysi saco más agentes a la calle, por su parte un legislador del partido nacional cantaba: “…. patrulla va, patrulla viene, las rapiñas se mantienen…” (Versión remixada de Piñas van piñas vienen)
A todo esto yo me encuentro preparando exámenes míos y de otros (vieja despreocúpate de la próstata ando bárbaro) Uruguay volvió a empatar en la altura de Bolivia y hasta marzo estamos quinto en la eliminatoria. Por lo tanto hasta el año que viene matemáticamente tenemos chance.
De seguro debe de haber muchas más cosa que pasaron y en este momento no me acuerdo, si usted sabe de alguna sugiéralas y vemos.
Y a pesar de todo no dejen de soñar.

domingo, 12 de octubre de 2008

Bajo la carne y los carniceros juegan al fútbol…


Bajó la carne y los carniceros juegan al fútbol, o al menos eso pareció en el partido de ayer entre Uruguay y Argentina. Por momentos no sabía si estaba mirando un partido de fútbol o una recreación actualizada de “Pandillas de Nueva York” donde el papel antes interpretado por Leonardo Di Caprio ahora lo protagonizaba Sebastián Eguren, y el papel del morocho de bigotitos lo protagonizaba Javier Mascherano.

La doble Nelson aplicada hace años por Alejandro “Tierrita de Coca Cola” Lembo a el “Muñeco” Gallardo, queda como un empujón de pelea de botija de segundo de escuela, comparada con el nivel de “Kil Bill 4” que pudimos apreciar en la tarde noche de ayer.

Pero por suerte nuestros filósofos modernos, Julio Ríos, Sergio Gorszy, Ruben Aprahamian, Atilio de Cymaco, intentaran convencernos de que gracias a esta demostración mezcla de karate y kinboxing Argentina no nos goleó.

Lo más lamentable es que sigo a mis treinta años de vida sacando el homus sapiens que vive en mí. Disfruté con el codazo de Eguren, la voladora del “Rusito” Pérez, y los sin fin de topetazos que se dieron en el transcurso del segundo tiempo.

Mi lado humano (que todos tenemos escondido, vaya paradoja) lo vino a salvaguardar Carlos Bueno cuando transcurrían cuarenta minutos del segundo tiempo y luego de una falta, comenzó a gritar: “…juegen, juegen…”

Ahí me di cuenta nuevamente que estaba mirando un partido de fútbol por eliminatorias y no la final del campeonato regional de Carnicerías.

jueves, 9 de octubre de 2008

La marcha de la bronca

Durisimo y a corazón abierto el Presidente de La Bada mastica bronca tras la derrota del pasado fin de semana. Cuestiona tanto a los jugadores como al técnico, siente la presión de presidir a un grande, y si la gente lo pide esta dispuesto a cambiar de técnico.
Al parecer Rodrigo José "Mario Saralegui" Moratorio se llamo a silencio y dejo en aire una frase: "...Cáceres es un buchón, apoyo a Riquelme...los trapitos sucios se limpian puertas a adentro..."
Las derrotas conllevan a este clima turbio por el cual atraviesa hoy La Bada, esperemos que pase la tormenta y el próximo sabado salga el sol para los dirigidos por Rodrigo José Moratorio