viernes, 25 de julio de 2008

Generación Pelotero


Realmente hoy existe entre nosotros una nueva generación de seres humanos, a la cual los mayores de 25 años no pertenecen. Ni hablar aquellos que cumplimos 30 años en este 2008. Me refiero a la Generación Pelotero.

Si bien muchas veces nuestra cabeza marxista nos impide ver el árbol tapado por el bosque, creo que hasta el mismísimo Che Guevara hubiese disfrutado como loco por una hora en el pelotero.

Yo pertenezco a la generación de los retro proyectores y la sabana blanca, un clásico de los cumpleaños más top, donde podíamos ver el “Libro de la selva” acompañado de unas exquisitas pildoritas. No podíamos imaginarnos que años más tarde se vendría la revolución de los inflables.

Inflables que hoy por hoy aseguran a los padres diversión de los chicos y tranquilidad de los padres. Pues ningún mayor tendrá la necesidad de disfrazarse de payaso y mentirle a los niños afirmando que es Pelusita (en realidad todos sabíamos que era el padre o el tío del cumpleañeros pero nadie decía nada para no romperle la ilusión al cumpleañeros) o lo que era peor soportar algún vecino con dotes de magos.

En las pasadas vacaciones de invierno en la esquina de casa pude observar la imaginación de un padre, ya que al no tener espacio en su casa para un inflable lo armo en la puerta de su casa en pleno centro. Seguramente sus hijos hoy lo vean como un revolucionario de nuestra época pos moderna.

Seguramente este 29 de Julio tal vez imite la idea y festeje mis 30 años a lo grande, con un inflable en la puerta de casa.