jueves, 19 de junio de 2008

El patriota

Seis de la mañana suena el despertador y me digo o lo pienso,

“…Me quedo hasta y cuarto…”

Es ese momento antes de despertarse, antes de comenzar el día donde aún no defino si sigo soñando o ya soy un ser conciente. Hoy me di cuenta que era un elegido, un patriota, que debía ir a cumplir con el deber. El deber jurado en el año 1991.

Fue ese el año que juré honrar la patria, la bandera. ¿Hasta que la muerte nos separe? Creo que se me entreveraron los juramentos.

Siete menos algunos minutos estaba partiendo, hoy 19 de junio del 2008, para poder gritar bien fuerte:

“…Yo soy el mismo que vos cuando grito soy celeste…”

No me dirigía hacia el Estadio Centenario para comprar la entrada para el próximo partido de las eliminatorias. Mi destino era el liceo, hoy mis alumnos juraban la bandera.

En medio del himno a las ocho y veintitrés de la mañana, mientras observaba los bostezos de los alumnos, y las sonrisas que despiertan en los adolescentes la parte del himno cuando la señora canta:

“… hahaha...”

pensaba en cual es el fin de tal solemne acto: ¿El comprobante de los alumnos de haber jurado la bandera, para cuando se presenten en un trabajo público? ¿Festejar el cumpleaños de Artigas? ¿Generar el sentimiento de patria y así poder tomar postura en el conflicto Claudia Fernández – Mónica Farro? ¿Qué el alumno y alumna tengan una aproximación al horario de cuando el verdadero guapo se levanta sin chistar?

Escucho aplausos, dejo de pensar. Anuncian las palabras del profesor de historia. Un clásico en tales actos, las breves pero emotivas palabras donde se debe mencionar patria, bandera, Artigas, esta última se debe mencionar unas tres veces mínimo. También en estos tiempos se puede agregar la palabra grande, que debe ir a continuación de patria.

Escucho aplausos. Anuncian la participación del coro liceal. El primer tema, ¿adivinen cuál fue? Si acertaron, “A Don José”. Este tema es como Pelusita, un cumpleaños sin Pelusita no es cumpleaños. Un acto del 19 de junio, sin “A Don José” no es un acto del 19 de junio. La actuación del coro termina siempre con un segundo tema de actualidad, que la profesora de canto elige con buen gusto como para levantar el clima. (Casi seguro que lo que escuché fue una canción de Patito Feo)

El director del instituto toma la batuta, y los alumnos juran la bandera con un coro tímido:

“…Sí, juro…”

Ahí aparece el alumno que con cara de dormido y despistado, le dice al profesor más cercano que está igual de dormido que él:

“…Yo no dije nada, ¿igual la juré? Profe…”

Y el docente sacándose la última lagaña, e intentando acordarse de si apagó o no la cocina antes de salir de su casa, le responde:

“…no pasa nada mijo, usted la juró…Yo lo escuche…”

Y sonrisa mediante del docente y el alumno, el botija se va feliz para su casa. Pues a partir de hoy la patria tiene un nuevo patriota.