sábado, 17 de mayo de 2008

Ausentismo docente

Al parecer el gran mal de nuestra educación es al ausentismo docente, esta revelación es sostenida por un grupo de padres preocupados (que tienen su propio blog, ¡competencia!) y sostenida por el Batllismo, acabo de escuchar (por error) el final del lanzamiento de un candidato de dicha corriente política, que acusa también al ausentismo docente de los males de la educación.
Si bien existen dentro de nuestro sistema educativo docente que se hacen “la rata” más seguido que los alumnos, también es cierto que el sistema se los permite, seguramente los ausentados no somos los docentes éticos, sino dinosaurios que el sistema los volvió inamovibles.
Pero me parece fácil y poco crítico reducir los problemas de la educación a los dinosaurios (que ya que estoy comienza una muestra en la “Rural del Prado”). Me parece oportuno aclarar que hablo de la educación pública, la misma educación de la cual los hijos de la clase política de nuestro país no pisan desde Rivera a la fecha, pero que se desgarran las vestiduras para reformar.
Vivimos tiempos donde escuchamos a diario a padres que comentan que no pueden con sus hijos, donde cobraría total vigencia la teoría del creador de Batman, para que su hijo sea una persona honesta y de bien, hágase matar por el Guasón (o Jocker), y su hijo será multimillonario y superhéroe al mejor estilo Bruno Díaz.
Mejorar la educación pública no es solo tarea de algunos pocos, sino de todos los actores educativos (profesores, padres y alumnos) Es hora de dejar de buscar culpables y comenzar a pensar soluciones para mejorarla.
Una reforma educativa debería cuestionarse si no es hora de dejar de sentarse en fila, pues Varela nos acomodo así y como buenos uruguayos nunca nos “desfilamos”.