domingo, 13 de abril de 2008

Un hombre, una leyenda

Carlitos vive en San Javier un pueblo ubicado en el departamento de Río Negro, a orillas del Río Uruguay. La tranquilidad de dicho pueblo fue alterada días pasados tras sufrir la invasión de miles de murciélagos.

Estaba Carlitos jugando al fútbol de salón cuando sonó su celular para avisarle que en el techo de su casa se encontraban, sin pedir permiso, estas criaturas mezcla de ratón con ave. Se subió a su moto y partió con mucha prisa hacia su hogar. Ahí tuvo su primer encuentro con estas criaturas, recordando los capítulos de “Buffy la caza vampiros” que casualmente había visto la noche anterior. Tomo la escoba y comenzó a corretear a los primeros tres murciélagos que se dejaron ver, luego de correr y tirarle sin suerte un par de escobazos, observó que el secreto para darles la captura era esperarlos en el sentido contrario de su vuelo.

Ya superado el trance y sin sospechar que eran más de tres, volvió a su partido de fútbol de salón. Cuando su equipo se encontraba en pleno ataque y el balón había salido al corner, se percató de que su celular volvía a sonar, nuevamente lo alertaban que más murciélagos se encontraban en su hogar. Volvió a subirse a su moto y al llegar a su hogar tranquilamente tomo la escoba retiró a sus seres queridos del lugar y junto con sus dos perras se adentro para acabar definitivamente con estas repugnantes criaturas.

Treinta minutos aproximadamente fue lo que duró la primera de varias caserías, fueron 59 murciélagos los que fueron victimas de nuestro cazador. El pueblo entero comenzó a llamar Carlitos para que exterminara a estas criaturas, en algunas casas llegaron a cazar alrededor de 400 murciélagos.

Desde esos días dejo de ser Carlitos, para convertirse en mas que un hombre una leyenda viviente, y pasar a ser para toda la eternidad Carlitos el caza murciélagos.