sábado, 29 de marzo de 2008

No sos vos, soy yo

De vez en cuando intentamos explicarnos ¿por qué con ciertas personas no nos llevamos del todo bien? En esto de las relaciones humanas muchas veces he escuchado que es por falta de química, que lamentablemente los astros no cuadran y punto. Por lo tanto la culpa pasa a ser de Júpiter que no se alinea con Saturno, dando lugar a Marte que se interponga con Plutón. Pero como Plutón dejo de ser un planeta lo único que nos queda en bajarlo por Ruffini y sentarnos a esperar.

El pasado fin de semana encontré una respuesta para este tipo de situaciones, que refleja claramente el motivo por el cual dos personas no pueden llegar a un acuerdo, como dirían el gran Silvio Soldan en “Feliz Domingo” un programa hecho con…amor, como por ejemplo

Tú = HBO

Yo = I-SAT

Y lo pueden usar.

miércoles, 26 de marzo de 2008

The Truman Show

El mundo en las últimas semanas y me animaría a decir que a lo largo de la historia de la humanidad vive en conflicto. Si bien algún uruguayo dirá: “Conflictos en Uruguay sólo en la década del 70” lo cual refleja nuestra falta de memoria y egoísmo disfrazado de sujetos tranquilos (señor lector puede discrepar).

Hoy gana primera plana el conflicto en el Tibet, aún no lo comprendo y aclaro que es por mi falta de información. Dalai Lama se habrá cansado de tener a Brad Pitt viviendo de garrón, pidio visa por siete años y nunca más se fue. ¿Será uruguayo Brad?

Más cercano el conflicto por ahora apagado entre Colombia y Ecuador o entre Colombia y Chávez o entre la FARC y el gobierno colombiano se ve que el rating bajo y los medios lo sacaron del aire, en su lugar tenemos el conflicto en Argentina donde aparece el nombre de Moyano, que al parecer es el malo de película o no, me faltan datos diría un cientifico.

En nuestro país el conflicto de los maestro paso de ser casi grave en los noticieros a ser una placa más que aparece luego de la cotización de la moneda, el sorteo de quiniela. Todos esperamos esos números de escuelas que a diferencia de la quiniela, tenemos la esperanza de que el número de la escuela de nuestros hijos no aparezca en esa palca.

Por todo esto, les confieso me falta información.

martes, 18 de marzo de 2008

Sean los orientales tan apretados como valientes

Si ponemos a convivir a una familia tipo, tipo un padre una madre y tres hijos en un apartamento monoambiente seguramente al poco tiempo comiencen los problemas a causa de la falta de espacio. Los adolescentes con su música, los mas pequeños reclamando su espacio para jugar, los padres intentando encontrar intimidad y el mayor de los nenes seguramente por el ruido no podrá concentrarse para estudiar.

Seguramente la situación que acabo de describir no sorprenderá a nadie si afirmo que terminará en conflictos por más que la familia en cuestión sean los Ingalls o los Benvenuto. Por lo tanto si ubico a 450 jóvenes en un espacio preparado para albergar a 200 jóvenes seguramente los problemas no tarden en llegar. Por suerte si estos 450 jóvenes no aprenden nuestra uruguayes nos permite encontrar culpables: los docentes o maestros.

Las cosas están cambiando y los consejeros del CODICEN (órgano desconcentrado que administra y organiza la educación primaria y secundaria en el Uruguay) prometieron que por clase no habría más de 25 alumnos por grupo. En algunos liceos sobre poblados aún hoy siguen las inscripciones.

Pero no son todas malas noticias, en este liceo en cuestión tenemos tres computadoras para que las puedan utilizar estos 450 jóvenes, pero, en Uruguay siempre hay un pero, Antel y Anteldata no se ponen de acuerdo en quién debe realizar la conexión (¿no son la misma cosa?) Ambas empresas estatales una encargada de los servicios telefónico y la otra encargada de la conexiones a Internet)

Mientras tanto cada vez más gente puede acceder a la educación y así podemos gritar a los cuatro vientos: ¡bajamos los índices de analfabetización! Y la eterna discusión ¿para qué educarnos? Ya lo dijo el prócer de la patria: “Sean los orientales tan apretados como valientes”

sábado, 15 de marzo de 2008

Experimenta a conciencia

Maldita costumbre la del ser humano la de querer comprobar con sus propias vivencias los relatos comentarios o sugerencias que recibimos de nuestros amigos o conocidos. El responsable de esto debe ser el método científico, los profesores de biología o “El mundo de Beakman”.

Días atrás con el fin de alimentarnos un sábado a la noche y luego de comprobar que nuestra heladera no contenía los elementos suficientes para alimentar a cuatro personas. Analia recordó que Diego había recomendado una parrillada. Tras averiguar las coordenadas geográficas y reconfirmar que cumplía con las condiciones de las tres “B” (bueno, bonito y barato) de dicha parrillada partimos rumbo hacia el objetivo.

Al llegar nos encontramos que el lugar se encontraba totalmente colmado, gente parada y agazapada intentando alcanzar una mesa, cual golero en la definición por penales. Luego comprobamos que el trámite para alcanzar una mesa era un poco más complicado que la definición por penales y se asemejaba mucho más al trámite para lograr un número para sacar el carné de salud; había que sacar número y esperar.

Nuestro guía espiritual (Diego) nos aconsejó que a dos cuadras de donde estábamos podríamos encontrar otra parrillada en similares condiciones, entonces hacia ahí nos dirigimos. Nos esperaba en la caja el hijo de William Boo, legendario árbitro de “Titanes en el ring” éste no tuvo el éxito de su padre en el arte arbitral, dedicando su actual vida al mundo culinario. Para nuestra sorpresa el mozo también era hijo de otra leyenda de “Titanes en el ring”, en este caso se trataba de “Kanghai el Mongol”.

Finalmente comprobamos que “Los dos patos” no cumple las normas triple “B”, tal vez afectados por el olvido de sus progenitores por parte de las nuevas generaciones, que si reconocen a “Los gladiadores americanos”.

Luego de la cena decidimos ir en busca de un helado digestivo, terminando en una conocida heladería de Montevideo.

Pues la moraleja de la noche fue: “Se experimenta una sola vez por salida, el helado que sea rico, ¡por favor!”

PD: Ojo con experimentar con todos los comentarios hecho por amigos, los amigos y Simplemente Marrrone no se hace responsable de sus experimentaciones.

sábado, 8 de marzo de 2008

Siete años en el Cabo Polonio

Después de 29 años de escuchar las leyendas y mitos que rodean al paradisíaco Cabo Polonio, pude comprobar con mis propios ojos la belleza del lugar y dar mi versión.

El viaje de ida desde Valizas fue lento pero seguro al mejor estilo de Danilo Astori, Cecilia nos dirigía y comentaba: “no hay inflación, duna siempre a la derecha”. En el camino pudimos ver cuatro sexagenarias entusiastas y meritorias, sentadas a la sombra con actitud de esperar el 104 (como dice el dicho popular: “la vida pasa el 104 no”) Luego aparecieron las vacas playeras las cuales pasteaban en la arena, para finalmente cruzarnos con “El Llanero Solitario” y su amigo “Toro”.

Al llegar tomamos la cerveza más cara de la historia, o de mi historia. Disfrutamos de las playas, los lobos marinos, no puedo decir lo mismo del faro (buscar el ¿por qué? La altura no en un mito). Almorzamos el famoso salame fanfarrón, pues se creía jamón etiqueta negra debido a su precio y nos enteramos que la milanesa al pan cotiza fuerte en la bolsa de valores de Etiopía.

Emprendimos el regreso a Valizas confiados en conocer la tranquilidad del terreno, se nos sumaron en el camino Sandra Mihanovich y Celeste Carballo. Luego de discutir entre ellas Sandra decidió seguirnos mientras que Celeste marco su propio rumbo. El destino las volvió a encontrar justo cuando Celeste se estaba pegando flor de porrazo, por suerte no se lastimó y las dejamos juntas.

La tranquilidad reinaba hasta que fuimos atacados por dos teros o un tero y una tera, totalmente furiosos, yo como el hombre del grupo tome la mochila y salí corriendo. Me parecía demasiado poco morir en las garras de los teros, sigo pensando que sería mucho más glamoroso morir atropellado por una Ferrari, si fuese descapotable mucho mejor. De las sexagenarias ni rastros, por lo tanto suponemos que finalmente pasó el 104.

Mi versión del Polonio la sigo elaborando pero te recomiendo que lo visites antes de que aparezca algún Shopping, un Mac Donald’s o la mismísima Casa Pueblo.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Murga Madre

Hoy la moda dentro de nuestro carnaval son las murgas y varias personas de mi generación se jactan de comentar que de niños iban al tablado a ver a tal o cual murga. Lo que me gustaba en aquella época de los murguistas era que luego de cada actuación podías pedirle que te pinten la cara.

Pare de sufrir y saque el parodista que lleva dentro, si amigo a usted le digo, usted humano de 30 años (más menos 2). Usted se crió en los tablado con Gabys y Clappers y no escuchando murgas ya que sus oídos solo estaban habilitados para comprender las parodias.

El fundamento teórico de este estudio antropológico se basa en la imposibilidad de entender lo que cantaban las murgas en esa época, y no me refiero a la complejidad utilizada por los letristas de ese momento, sino a la falta de modulación de los murguistas.

La comprensión de las letras vino después de la aparición de “Carnaval en Concierto” (sigo refiriéndome a la modulación) Lo afirmó Pitufo Lombardo “…para verla bien de al lado…”

Mis primeros recuerdos de comprensión de las murgas son el cuplé de “Arturito” de Diablos Verdes y la Falta y Resto que dedicaba su despedida a los adolescentes.

Por todo esto grito y me libero: “Soy parodista y me la banco”

Aguante La Mojigata ¿se le dará este año el primer premio?

sábado, 1 de marzo de 2008

Highlander

Muchas veces la vida nos enfrenta a este tipo de hombres o mujeres que con el correr del tiempo llegamos a pensar que son realmente inmortales. Como diría Solita: “es la vida misma” la que nos abofetea y demuestra empíricamente que son seres humanos como el resto.

Algunos de estos son el contador. José Pedro Damiani tenía respuestas para todo cuestionamiento de la empresa Tenfield, Heber Silva Cantera corría la cancha como si tuviese dos pulmones, Marcelo Tinelli facturando por un sueño.

La vida me dio la fortuna de conocer a Rodrigo Moratorio siempre de buen humor y ciento por ciento optimistas. Físicamente es una cruza de “Conan, el bárbaro” y “el cacique del gol”. Yo pensaba que Moratorio pasaría a la inmortalidad por su resistencia a la cerveza, ni el mismísimo Homero Simpson podría competir con él.

Pero fue una noche valícera que nos demostró que Moratorio es humano. Y parafraseándolo: “Dios existe, y es hincha de Moratorio”, esa noche Dios no fue al estadio, no colgó su bandera y dejo a nuestro amigo durmiendo en el sillón.