viernes, 29 de febrero de 2008

El Mano Santa

Todo parece indicar que el Club Atlético Peñarol volvió a equivocarse en este período de pases del fútbol uruguayo. Alguien comentó en alguna reunión extraoficial: “…si contratábamos a Luís Alberto Carballo no estaríamos en esta situación…” (Ya que muchos piensan que es la reencarnación de Olmedo, incluso el propio Carballo)

Pero a lo pasado pisado dice el refrán popular por estas tierras. Y hablando de refrán como decía mi abuela: “…creer o reventar…”. No me refiero a la reencarnación sino al momento de Peñarol, que según informan los medios de prensa estaría sufriendo “los trabajos” de algún tipo de buddho, magia negra, gualichú, macumba o como usted le prefiera llamar.

Luego de apreciar las camisas que utiliza Gustavo Matosas (Director técnico de Peñarol) comienzo a sospechar que todo lo que se informa puede ser verdad. Hombre de aproximadamente cuarenta años con camisas de quinceañero, agréguele que tiene dos convicciones firmes (esto afirmado por él mismo en notas televisivas) una de ellas la palabra. Esperemos por el bien de la señora Matosas que la otra no sea su gusto por las camisa.

Del plantel aurinegro que decir, tiene un parecido notable al staff de “Jugate conmigo” (primer ciclo) ¿Cuántos de aquellos talentos juveniles triunfa hoy en la televisión? Esto último no incluye a Darío Rodríguez quien tuvo su merecido homenaje en Shalke 04.

Por las dudas no voy a extenderme más, no sea cosa que se cumpla la transitividad de la macumba, cosa que yo no creo, pero que las hay las hay.