viernes, 25 de enero de 2008

Comiendo con aceite

El ser humano muchas veces se preocupa por realidades intrascendentes se pasa horas pensando en ¿cómo?, ¿cuándo?, y ¿por qué?. De tanto pensar se olvida de disfrutar de la vida, o mejor dicho de vivir la vida. En los momentos en que uno se encuentra en armonía con el universo, comienza la etapa de buscar el lado oscuro de los hechos que acontecen a su alrededor.

Similar a que Don Gato se cuestione que Matute lo irá a denunciar por vivir en un tacho de basura, o comience a sospechar que Benito anda envuelto en “cosas raras”, como por el ejemplo el alcoholismo.

Batman nunca paro en una estación de nafta para llenarle el tanque al batimóvil, ni tampoco Bruno Díaz se preocupa de que Alfred lo denuncie en alguna sucursal de BPS (Banco de Prevención Social)

Superman sabe de la ubicación de cuanta cabina telefónica anda en la vuelta, ¿tendrá idea de lo que es un baño o un vestuario? Ustedes lo notan preocupado por no saber esa información, yo no lo percibo, lo veo volando de lo lindo.

Don Gato, Batman y Superman, viven en realidades socioculturales distintas y sin embargo jamás se los ve de mal humor. Yo lamentablemente si sufro de este sentimiento o sensación que nos altera el sentido.

Por suerte siempre habrá una chuleta, huevos fritos y papas fritas que nos alegran la vida.